"En algún lugar de la biblioteca hay una página que ha sido escrita para nosotros." (ALBERTO MANGUEL)

miércoles, 27 de junio de 2012

EN BLANCO

Lo peor, lo peor de todo es estar delante de un papel en blanco. La verdad es que me he enfrentado a esto muchas veces pero el sentimiento es el mismo. A veces te llega la inspiración en un sitio inesperado en el que ni siquiera tienes un lápiz y otras veces, cuando tienes todo preparado, con la hoja, el lápiz o el bolígrafo o con el ordenador si eres más tecnológico, y nada, nada sale de tu cabecita por más que la exprimas.
Es cierto que alguna vez tiene que coincidir la inspiración con el medio para expresarse, si no, no habría arte, pero es que yo creo que a mí me cuesta más que a nadie. Puede que sea exagerada, pero ver que el papel por mucho que pase el tiempo siga exactamente igual, estresa y angustia y da rabia y frustra y me cabreo conmigo misma porque es solo un pequeño relato, se supone que no tendría que ser tan complidado.
Lo primero es elegir un tema... es tan difícil... ¿dónde estará la inspiración? Bueno pues voy a empezar con un género, que parece más fácil, ¿fantasía?, ¿misterio?, ¿amor?, ¿ciencia ficción? Me gustan los libros de estos géneros pero es difícil crear una historia intrigante, rompedora, moralizadora o que te transporte a magníficos mundos.
También puedo hacer un relato realista, sobre mi vida o la vida de alguien normal y corriente, pero entonces ¿qué emoción tendría?, ¿qué te engancharía y te invitaría a no poder parar de leer?
Creo que me estoy pasando con las expectativas, aunque se me ocurra una trama genial, tampoco voy a escribir un libro entero como los que suelo devorarme.
Vuelvo a mirar la hoja, ¡todavía no he escrito nada! Mejor lo dejo para otro momento, que ahora mismo estoy totalmente en blanco. Pero en realidad quiero intentarlo, que como lo deje, luego me cuesta ponerme y no quiero hacerlo deprisa y corriendo, no quiero abandojar la historia, pero ¿qué historia?
Mi desesperación ante el folio se convierte en admiración hacia los escritores y los poetas. Ya sentía admiración antes por las maravillas que pueden llegar a crear, pero sólo cuando te intentas poner en su situación, te das cuenta realmente de que su trabajo no es tan fácil. Posiblemente a ellos les cueste menos, pero aun así, cuesta, y mucho.
A pesar de todos estos inconvenientes, algo he esc rito y ahora qaue lo he vuelto a leer me gusta, muestra todos mis pensamientos que se repiten una y otra vez siempre que intento escribir algo y al escribirlo me siento mejor, no es exactamente un relato, pero bueno.
Ahora que lo pienso, creo que todos los escritores son algo egoístas porque por mucho que les cueste crear maravillas y aunque piensen en el disfrute de los demás, te sientes tan bien, tan satisfecho, tan conforme, tan autorrealizado por tu trabajo, que no importa lo que te haya costado conseguirlo, merece la pena enfrentarse a un folio en blanco.


ANDREA GUERRERO MARTÍN, 4ºB
PRIMER PREMIO RELATO SEGUNDO CICLO