"En algún lugar de la biblioteca hay una página que ha sido escrita para nosotros." (ALBERTO MANGUEL)

viernes, 22 de mayo de 2015

EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO, de J. D. Salinger


               El libro trata sobre lo que le ocurre a Holden Caulfield, durante un par de días, desde que le echan de Pencey, un internado.
 
     La historia empieza cuando Holden, después de haberse peleado con su insoportable compañero de cuarto, decide irse del internado, del que le han echado, el sábado en lugar del miércoles. Se va a Nueva York y, durante los siguientes días, se aloja en un par de hoteles. Por las noches sale a bares y conoce a gente, baila con chicas, y  queda con un antiguo amigo de otro internado y con una Sally, una amiga de hace tiempo, con la que va al cine, cosa que odia, y con la que al final termina peleado. También le compra a su hermana pequeña un disco, que se le rompe una noche. La última noche va a su casa a ver a su hermana. Esta le dice que sus padres no están y no llegarán hasta dentro de un rato. Hablan y se cuentan cosas, él adora a su hermana, al igual que hacía con su hermano mayor, quien murió. Esa noche, Holden decide irse lejos de la ciudad, vivir en una casa en el campo apartado de todo y al día siguiente, después de dormir parte de la noche en la casa de un antiguo profesor al que le pilla acariciándole la cabeza mientras duerme por lo que se va y la otra parte en la estación, deja una nota en el colegio para su hermana contándole que se va y quedando con ella para despedirse. Ella se quiere ir con él, asique cuando quedan se lo dice y como no le deja se enfada. Al final acaban en el zoo y Holden le promete no irse.
        El protagonista se contradice a veces. Cuando, por ejemplo, describe a una persona diciendo que es buena, divertida y le cae bien y, sin embargo, al rato le critica. Aunque creo que en verdad, todos hacemos eso. Además, a Holden no le gusta casi nada, y siempre se está quejando.
        El libro está muy bien. Me hubiera gustado haber leído más su historia. Pero el momento final cuando está sentado, mientras llueve, observando a su hermana es increíble. Me gusta, también, cuando habla sobre lo que quiere dedicarse de mayor, a vigilar a los niños en un campo de centeno. Al principio o al final del libro, el autor podría haber escrito algo más sobre el sitio en el que está; pero, en definitiva, me ha gustado mucho.
         El libro es entretenido y yo lo recomiendo. Me parece que expresa muy bien los sentimientos del protagonista.
NOELIA ARCOS TORRES, 3ºB