"En algún lugar de la biblioteca hay una página que ha sido escrita para nosotros." (ALBERTO MANGUEL)

viernes, 10 de septiembre de 2010

CREAR LAZOS


Podría haberse llamado Renart, o Dieguito (de la Vega, no Maradona), o incluso Antoine (en homenaje a Saint-Exupéry). Por circunstancias puramente anecdóticas que no vienen al caso, fue bautizado como Dubois. Este hermoso, simpático y entrañable ejemplar de zorro rojo es uno de mis mejores recuerdos del último verano. Cada noche llegaba puntualmente a visitarnos y a comer de nuestra mano en la aldea de Casanova de Melias, en el concello de Coles, a escasos cinco kilómetros de la capital ourensana. Para mí -que cada día tengo más acentuada la quijotesca manía de confundir vida y literatura- era como estar viviendo en una fábula. Puede decirse que nos domesticó. Por eso no he podido resistir la tentación de traeros su imagen, a modo de despedida de las vacaciones y bienvenida al nuevo curso. Aquí os la dejo junto al capítulo XXI de El principito y mis mejores deseos para los próximos nueve meses, en los que será indispensable que profesores y alumnos nos esforcemos por domesticarnos los unos a los otros, creando lazos de amistad y colaboración. Os deseo un feliz comienzo a todos, especialmente a quienes pisáis por primera vez las aulas del instituto. ¡Buena suerte!

8 comentarios:

Carlota Bloom dijo...

¡Qué preciosidad! ¡Es monísimo! ¿Y qué fue de él? ¿Se quedó en el monte?

BIBLOS dijo...

Según mis últimas noticias, hasta no hace muchos días seguía acudiendo puntual a su cita con el pueblo. Espero que -ahora que los últimos veraneantes están volviendo a casa- no le dé por acabar con las gallinas de los lugareños.

Conchita dijo...

¡Preciosa entrada de bienvenida!
Muchas gracias por el recibimiento, pero no hacía falta, ya nos encontramos aquí como en casa.
¡Que pases un magnífico curso escolar!
Besos.

Lola MU dijo...

Me han gustado mucho la entrada y el zorrillo ¡Dubois, qué genial! Yo tuve mi verano con Sonic, un erizo adoptado, y nunca lo hemos olvidado (pese a que se quedó en el monte, claro). Pues hala, a domesticarnos todos.
Hasta pronto, poeta.

Estrella dijo...

¡Feliz inicio!, desde La Tribu.

Serafín dijo...

Bonito zorro y buen nombre. Según Cunqueiro, cuando se habla del raposo hay que darle nombres que él no sepa: Pedro, Perico o Alfonso, como el Rey de Castilla.
Me ha alegrado saber de tu estancia, seguro que calurosa, por Ourense.
Feliz curso... este año desde Mugardos, en la ría de Ferrol.

isabel dijo...

Siempre me ha gustado este capítulo, me sensibiliza y la enseñanzas que transmite son preciosas.
El tiempo que hemos pasado en contacto nos ha unido, nos hemos ido domesticando y es por eso que nos cuidamos.Claro que seguiremos intercambiando experiencias.
Será un buen curso

BIBLOS dijo...

Muchas gracias a todos por la visita y por los buenos deseos.

Serafín, ¡qué sorpresa! Pensaba que habías desaparecido. Mi estancia en Ourense (que ya es una costumbre) fue calurosa pero también muy cálida. Te deseo lo mejor en tu nuevo destino y, por favor, no dejes de pasar a saludarnos de vez en cuando. Apertas.

PD: Cunqueiro era un sabio.