"En algún lugar de la biblioteca hay una página que ha sido escrita para nosotros." (ALBERTO MANGUEL)

sábado, 12 de enero de 2008

MUERE ÁNGEL GONZÁLEZ, EL POETA MÁS CERCANO

El poeta ovetense Ángel González, una de las más grandes personalidades de la poesía española de la segunda mitad del siglo XX, ha muerto esta madrugada en Madrid, a la edad de 82 años, tras sufrir una crisis respiratoria. Lejos de torres de marfil, González era el poeta más humano y comprometido: "Me gusta la simplicidad, la claridad. Es más difícil escribir con claridad que escribir en la oscuridad como hacen otros poetas, que cultivan el hermetismo". Su obra, reunida bajo el título de Palabra sobre palabra, ha sido merecedora de premios como el Príncipe de Asturias de las Letras y el Reina Sofía de Poesía Hispanoamericana. Además era miembro de la Real Academia Española de la Lengua. Su cuerpo será incinerado mañana en el cementerio de San Isidro. Sus cenizas serán trasladadas a Oviedo.
..........
MUERTE EN EL OLVIDO
Yo sé que existo
porque tú me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo- el que la habita...

2 comentarios:

Casildea de Vandalia dijo...

Con este poeta yo descubrí la poesía allá en mi lejana y borrosa adolescencia: no quiero decir que antes no hubiera leído versos ni que desconociera lo que era la rima asonante, simplemente la poesía me resultaba algo cursi, inescrutable, encorsetado y aburrido.
Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos y por eso yo, desde entonces, siempre que un verso o un poeta me han emocionado, no puedo dejar de darle, mental y calladamente, las gracias a Ángel González. Y nada mejor que hoy, que se ha muerto, que uno de sus poemas:

CONTRA-ORDEN ( POÉTICA POR LA QUE ME PRONUNCIO CIERTOS DÍAS).

Esto es un poema.

Aquí está permitido
fijar carteles,
tirar escombros, hacer aguas
y escribir frases como:

"Marica el que lo lea,
Amo a Irma,
Muera el...(silencio),
Arena gratis,
Asesinos,
etcétera."

Esto es un poema.
Mantén sucia la estrofa.
Escupe dentro.

Responsable la tarde que no acaba,
el tedio de este día,
la indeformable estolidez del tiempo.

INMA dijo...

Conocí a Ángel González una tarde de mayo de 1992, en el Paraninfo de la Universidad de Oviedo. Durante los años de mi juventud había tenido la osadía de escribir unos poemas, los había reunido y enviado a un certamen convocado por el Ayuntamiento de Oviedo. El jurado falló y allí estaba yo para recoger el premio, que, en sí mismo, no vale gran cosa, pero que tiene un nombre del que, sinceramente, me enorgullezco: "PREMIO ÁNGEL GONZÁLEZ DE POESÍA". Don Ángel se mostró sencillo y afable, me animó mucho y me escribió una dedicatoria que guardo como oro en paño. Fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida.
No sabría decir cuál de los suyos es mi poema favorito. Quiero quedarme con algo que está presente en toda su obra y que es una de sus señas de identidad: la ironía, esa mirada inteligente y crítica, llena de sentido del humor, que proyecta sobre la realidad cotidiana.
Como todos los que aman la poesía, como todos los que defienden que ésta no tiene por qué ser algo minoritario, cursi, trasnochado, ininteligible y polvoriento, hoy estoy de luto.